Seguridad y salud laboral en Ecuador
28 Mar

Seguridad y salud laboral en Ecuador

El diagnóstico de seguridad y salud ocupacional (SST) constituye un primer paso para el diseño de programas nacionales y revisiones continuas de las reglamentaciones existentes.

El diagnóstico de SST realizado en Ecuador en 2011 es devastador debido al alto número de accidentes laborales, la escasa información oficial, la falta de educación académica de alto nivel y la investigación insuficiente.

Se examina la situación geográfica, datos sociodemográficos y de salud pública, regulaciones legales, estadísticas de accidentes y enfermedades ocupacionales, capacitación e investigación en SST en Ecuador entre 2010 y 2015.

En Ecuador, la tasa de empleo es del 94,3%, y el 40% se reconoce como empleo adecuado. El porcentaje de la población activa cubierta por la seguridad social ha aumentado durante el período de estudio, pero se mantiene alrededor del 42% de esta población. El país ha ratificado los 32 convenios de SST de la OIT y ha adoptado instrumentos reguladores regionales. El cuerpo legal nacional de SST comienza con la Constitución. Se notificó un total de 99.156 lesiones laborales y 2.733 ocupacionales, que mostraron un aumento significativo entre 2010 y 2015. En cuanto a los accidentes laborales mortales, se notificaron 1.524 casos.

La formación en SST se centra en la prevención de riesgos laborales. Se identificaron 12 artículos científicos sobre SST de autores de afiliación ecuatoriana y desarrollados en un contexto nacional. La situación de la SST en Ecuador enfrenta un alto costo persistente de trabajadores informales, una población trabajadora que envejece, un aumento de accidentes laborales, una evidencia científica escasa y una legislación obsoleta. El diseño de un Plan Nacional de SST debe convertirse en una prioridad para mejorar las condiciones de trabajo y la salud en Ecuador.

 

Referencia:

Occupational Safety and Health in Ecuador

Autores: Cajías-Vasco PE, Álvarez-Calderón DH, Merino-Salazar AR.

INNOVA Research Journal 2017, Vol 2, No. 12, 139-152.

Disponible en:

https://www.researchgate.net/publication/322629275_Occupational_Safety_and_Health_in_Ecuador

 

 

¿Qué determina la producción legislativa en salud laboral?
30 Ene

¿Qué determina la producción legislativa en salud laboral?

Por su interés reproducimos la síntesis de resultados del una revisión sistemática de la literatura sobre legislación y aplicación de la normativa sobre seguridad y salud en el trabajo.

Resultados de la síntesis

Se obtuvieron dos hallazgos generales.

  • En primer lugar, los resultados iluminan las bases de la producción de legislación SST, incluyendo cómo la legislación puede basarse en presunciones sobre el comportamiento del trabajador y del empresario y en función de los recursos económicos y políticos diferenciales de las partes.
  • En segundo lugar, los resultados muestran formas en que la aplicación de la legislación en materia de seguridad y salud en el trabajo se plasma en una serie de condiciones, entre las que se incluyen los enfoques de “obligación genérica” de la legislación, la adecuación de la coordinación de las autoridades, los recursos de los inspectores y la capacidad de los trabajadores para participar en el sistema.

Los resultados se presentan por conceptos organizados en cuatro temas principales: (i) la producción de la legislación, (ii) desafíos de la legislación, (iii) la organización de inspectores, y (iv) la representación de los trabajadores.

Producción de la legislación de SST.

La forma en que se producen las legislaciones de SST, incluyendo la lógica y las condiciones que sustentan el diseño de la ley y las políticas, es el enfoque de este primer apartado.

Influencia de los supuestos de Robens. El Informe Robens, publicado en el Reino Unido (y basado en los enfoques nórdicos desarrollados en los años 60), alteró el panorama del diseño de políticas de SST, porque criticaba el enfoque prescriptivo de la legislación de SST y enfatizaba que el papel primordial del derecho debería ser fomentar la autorregulación de la empresa. Recomendaba que los inspectores de SST adoptaran un papel de asesoramiento y que se limitara la aplicación rigurosa de las sanciones legales, para aquellos que persistentemente se negaban a cumplir con las legislación. Asumió la existencia de una identidad de intereses compartida y natural entre  empresarios y trabajadores, lo que hacía posible la autorregulación en la empresa y sugirió que una sensibilización general de la dirección y de los trabajadores debería ser suficiente para mejorar las normas de salud y seguridad. La filosofía y el diseño de la política de SST en todas las jurisdicciones, conformada según los principios establecidos en el Informe Robens, queda subrayada en el enfoque de los artículos que se agrupan en torno a este concepto.

Una autora, Genn aborda la cuestión de si los empresarios y los trabajadores tienen una identidad de intereses en materia de salud y seguridad en el trabajo, examinando las respuestas a la legislación de salud y seguridad entre los eempresarios en el Reino Unido. La autora encontró que en ocasiones había una concurrencia de interés, que tendía a ser donde los riesgos de SST eran serios y bien conocidos y un incidente podía causar graves daños económicos a la empresa (por ejemplo, refinerías de petróleo, trabajos químicos, fundición de plomo). En general, el estudio encontró que no podía existir una comunidad de intereses entre la dirección de la empresa y los trabajadores. Muchos empresarios estaban motivados en lograr buenos estándares debido a requisitos legislativos o cálculos coste-beneficio, en lugar de intereses en la seguridad. En otro estudio (Grabe) sobre los procesos de consulta relativos a la elaboración de legislación en materia de salud laboral en el Reino Unido y en Alemania, no figuraba tampoco una identidad de intereses de  empresario y trabajador. Descubrió que los empresarios hacían hincapié en los costes, la competencia y la pérdida de empleo, mientras que los sindicatos daban prioridad a las estadísticas de accidentes laborales y procuraban evitar el daño a los trabajadores.

El principio de Robens supone que las partes en la empresa pueden verse estimuladas para crear y mantener lugares de trabajo seguros, a través del conocimiento general de las leyes de la SST y de las sanciones específicas a la empresa. Varios estudios desafiaron estas nociones de disuasión general y específica, encontrando que éstas no incorporan adecuadamente factores sociales más generales en el comportamiento respecto a la SST. Un estudio realizado por McCallum y otros sobre las opiniones de los funcionarios judiciales australianos, respecto a si las penalizaciones por asuntos de SST impiden que los condenados por delitos reincidan (disuasión específica),  o si las condenas tienen un efecto más amplio de disuadir a las empresas no procesadas de violar la legislación de SST en el futuro (disuasión general), encontró que los jueces eran escépticos sobre ambas. Tanto la disuasión general como específica requerían condiciones que no siempre estaban presentes.

En la práctica, los largos retrasos en el procedimiento disociaron la falta del castigo, reduciendo así el impacto en el comportamiento de evitación. Además, aunque la disuasión general depende del conocimiento de la comunidad sobre la posibilidad de sanciones y su gravedad, la información sobre las penas de SST no fue necesariamente comunicada a las comunidades.

En otros dos artículos se plantearon principios generales y específicos de disuasión. Quinlan encontró poca actividad general de disuasión en relación con los procesos de la reducción de las organizaciones(downsizing) en Australia. Los organismos de SST no informaron a los empresarios sobre los efectos físicos y mentales perjudiciales que suponía para los trabajadores las reducciones de personal o las responsabilidades de prevención relacionadas. Quinlan sostiene que esta falta de información perpetuó la opinión de los empresarios de que la reducción de personal no suponía ninguna obligación legal de SST.

En su estudio sobre un brote de enfermedad profesional en los Estados Unidos, Egilman et al observaron una falta similar de información pública sobre los riesgos, lo que podría animar a las partes en la empresa a abordar los problemas de SST. Descubrieron que, pese a que los litigios son uno de los medios más importantes para determinar cómo y por qué ocurren los desastres en salud ocupacional, había pocos procesos para hacer pública esta información para proteger la salud pública y ocupacional.

 La autorregulación en la empresa es un tercer aspecto del enfoque de Robens sobre la SST. Implica la asunción del conocimiento de las obligaciones, la conciencia de los riesgos, el conocimiento sobre los medios de mejorar los niveles de seguridad y una definición clara de las responsabilidades de SST dentro de las empresas. En cuatro artículos se discutió la idoneidad de la autorregulación para la salud y la seguridad en la empresa. Gunningham encontró que este conocimiento estaba ausente en el sector minero australiano, al igual que Genn en su estudio de las empresas del Reino Unido. Egilman et al, argumentaban que el sector alimentario estadounidense buscaba activamente la autorregulación, no debido a los intereses comunes del empresario y del trabajador, sino para evadir la supervisión reguladora, que en este caso permitía a los empresarios seguir utilizando materiales tóxicos y evitar la responsabilidad por las consecuencias. En contraste, Sorensen et al, describieron un movimiento hacia una mayor autorregulación en la empresa en Dinamarca para la mejora de la salud de los trabajadores. Sin embargo, una importante diferencia contextual fue que la autorregulación se combinó con los convenios locales de trabajadores y empresarios sobre SST.

El enfoque de Robens sugeriría que los inspectores de SST deberían centrarse en desempeñar un papel de asesoramiento. Esta función de asesoramiento se abordó en varios artículos, en los que cada uno puso en duda su aplicabilidad. Grabe  describió un enfoque de educación y persuasión utilizado por los inspectores de SST en el Reino Unido y Alemania, que implicó un proceso de asesoramiento  a los empresarios y, a continuación, el seguimiento de la aplicación si no se sigue el consejo. Señala que este enfoque no fue apoyado por los sindicatos, que en ambas jurisdicciones, prefirieron ver a los inspectores hacer mayor uso de sus poderes legales. Genn sugirió que el enfoque relativamente suave del asesoramiento de los inspectores puede no ser adecuado para las pequeñas empresas o lugares de trabajo sin ningún peligro evidente. Su estudio encontró que los empresarios del Reino Unido estaban preocupados en gran medida por los problemas de producción y es poco probable que buscaran consejo de los inspectores que podrían exigir costosos cambios. Por último, cuando los empresarios son conscientes de que los inspectores tienen la posibilidad de asesorar o aplicar multas, esto crea un margen de maniobra para la resistencia a las sanciones. El estudio de Gunningham sobre los inspectores australianos de SST, encontró que se requerían considerables habilidades de autoconfianza y negociación para pasar del asesoramiento a una posición de exigencia de aplicación de la normativa en los lugares de trabajo, atributos que los inspectores no siempre poseían.

La política de formación de legislación de SST. Un reto clave identificado en los artículos fue el de encontrar un terreno común sobre las necesidades reguladoras de SST, entre múltiples partes con intereses divergentes. Los artículos en esta línea tienen en cuenta la coordinación de la legislación y el impacto en la producción de la legislación de las diferentes partes interesadas, incluyendo el público en general, los empresarios y los sindicatos. Aunque la producción de políticas de SST suele estar impulsada por procesos estándar que involucran investigación y conocimiento experto, también están en juego en la producción y el cambio legislativo otros procesos no sistemáticos. Vierendeels et al,  realizaron un examen del proceso de modificación de la legislación sobre prevención de accidentes en la Unión Europea entre 1982 y 2003 e identificaron dos importantes fuerzas motrices para el cambio legislativo. Además del “procedimiento estándar” descrito anteriormente, existía un “procedimiento inducido por efecto de choque” en el que el cambio legislativo era irregular y seguía a la ocurrencia de accidentes graves. El tipo de víctima influyó en este efecto de choque y las muertes de civiles después de un accidente grave tuvieron un impacto particularmente fuerte en la producción  de  legislación sobre SST. Los estudios destacaron cómo las legislaciones de SST son infladas por grupos de interés que participan activamente en la producción de lo que se considera un terreno para la legislación de SST. El estudio de Grabe  sobre la legislación de la SST en el Reino Unido y Alemania consideró la calidad de la consulta entre los organismos reguladores y los grupos de interés. Aunque los sindicatos y las federaciones de empresarios tenían foros para examinar conjuntamente las ideas y los reglamentos propuestos, las diferentes partes tenían sistemáticamente un acceso desigual a los recursos necesarios para participar plenamente en este proceso. Los empresarios tenían una ventaja estructural sobre la mano de obra mediante un mayor acceso a la experiencia y el apoyo económico. Ellos estuvieron representados por especialistas y académicos, mientras que los sindicatos valoraban la experiencia de trabajo por encima de la experiencia técnico-científica y enviaron altos funcionarios sindicales a los grupos de trabajo de SST.

La naturaleza de la evidencia de SST y la producción de legislación también se abordó en el estudio de Egliman et al, sobre los fabricantes de sabores en la industria estadounidense de la mantequilla de palomitas de maíz.  Describen cómo los grupos de interés de los empresarios influyeron en lo que se consideró como el territorio para la legislación de SST. También, se observó la preeminencia de los intereses de los empresarios en la determinación del alcance de la reglamentación sobre salud ocupacional, en un estudio sobre las decisiones del Consejo de Relaciones Laborales en Ontario, Canadá, que determinó que las decisiones relativas a las denegaciones de trabajo debido a condiciones de trabajo inseguras priorizaban sistemáticamente las preocupaciones del empresario y la producción. Así como los empresarios fuertes pueden influir en la legislación de la SST, los sindicatos debilitados pueden contribuir a la sub-y la desregulación. Dos artículos vincularon la debilitada cobertura de la legislación sobre SST con sindicatos seriamente limitados por las condiciones económicas. Grabe señaló que, cuando existe un elevado desempleo, los empresarios pueden criticar fácilmente a los sindicatos en los comités de salud y seguridad y ofrecer argumentos convincentes sobre la rentabilidad. Dacanay y Walters  detallaron cómo se produjo una desregulación de la legislación sobre SST en el contexto de las preocupaciones del estado filipino y del legislador por la pérdida de participación en el mercado de la industria marítima. Los miembros del sindicato, enfrentados a un alto desempleo, se retiraron de su postura protectora de SST y aceptaron un enfoque económico.

Varios artículos abordaron el reto de coordinar los sistemas reguladores para una práctica efectiva de la SST. La coordinación entre la autoridad de SST y otras autoridades a través de las fronteras estatales y nacionales fue abordada en el estudio australiano de Bluff et al,  sobre titulares de derechos de aduana y el estudio de Grabe sobre la aplicación de la  legislación en el Reino Unido y Alemania. Grabe consideró que faltaba cooperación en Alemania debido a la existencia de prioridades diferentes entre las autoridades encargadas del control y los inspectores. Los inspectores de la Employers Liability Association se concentraron en problemas de seguridad y equipo, mientras que los inspectores de Normas de Seguridad Industrial examinaron las condiciones de trabajo ambientales. En el contexto estadounidense, Egilman et al documentaron cómo las debilidades en la coordinación, organización y mandato de los organismos reguladores llevaron a cuatro diferentes sistemas regulatorios laborales y ambientales, a no detectar y prevenir un brote de enfermedad profesional. Decanay y Walter estudiaron la falta de legislación en el caso de los marineros filipinos. El acceso de los marineros a la protección en SST  estaba limitado por la situación administrativa de la legislación sobre la mano de obra exportadora filipina.  Habían caído fuera de la cobertura de la legislación protectora de la SST.

En resumen, este apartado proporciona una visión de los procesos prácticos y políticos de la producción reguladora de SST. Los conceptos de auto-regulación, la identidad de interés, la disuasión y el papel de asesoramiento de los inspectores no siempre se adaptan bien a las realidades actuales del lugar de trabajo y pueden ser mal aplicados, dando resultados cuestionables. De igual manera, los reglamentos y procesos de OHS pueden ser determinados por la opinión pública y la influencia relativa de los empresarios y los trabajadores o caer en los huecos entre las autoridades legisladores.

Retos de la legislación.

Algunas cuestiones de salud y sectoriales han planteado desafíos particulares para la interpretación y aplicación de la ley y la política de SST. Estos desafíos de legislación se consideran en este apartado.

Salud psicosocial y mental. Lippel et al, identificaron cómo el tribunal administrativo de indemnización de los trabajadores de Quebec, desalentó las reclamaciones por problemas de salud mental con argumentos de que la violación de la legislación de SST era insuficiente y se requería “evidencia de riesgo” para aceptar tales reclamaciones. Los inspectores manejaron esta ambigüedad reglamentaria, que fue acompañada por una falta de capacitación relacionada con la salud mental en la empresa, evitando tales reclamaciones. El estudio australiano de Johnstone et al encontró, de forma parecida,  que los inspectores de SST no tomaron en consideración casos de daño psicológico. Los inspectores australianos optaron por concentrarse en actividades de prevención tradicionales, como la vigilancia de máquinas, a pesar de que la inspección priorizaba el acoso y el abuso. Los inspectores del estudio Johnstone y Quinlan informaron que los casos de daño psicológico eran problemáticos, porque implicaban una fuerte dependencia de la evidencia verbal y eran difíciles de verificar. Podrían ser bastante complejos y difíciles de vincular claramente con la SST. Todos los estudios en este aspecto encontraron que los trabajadores temiendo represalias eran reacios a dar mostrar evidencias o hablar con los inspectores.

Reestructuración organizativa. Una segunda área de desafío del cumplimiento identificada en los artículos es la reducción de personal y la salud en la empresa, donde la reestructuración organizacional fue insuficientemente reconocida como un determinante de los niveles de SST en la empresa. Sorensen et al. encontraron que la reducción de empleo fue una de las principales motivaciones de los empresarios daneses para fusionar los comités de seguridad y de cooperación, lo que condujo a un menor número de representantes de los trabajadores. Curiosamente, las partes en la empresa informaron que la SST mejoró en el sistema fusionado porque los pocos representantes tenían más contacto con los gerentes a nivel central. Otros dos estudios en esta revisión describen los efectos perjudiciales de la SST sobre la reestructuración organizacional en la empresa. Hart encontró que la reducción de personal en las plataformas petrolíferas noruegas reducía el número de supervisores internos de seguridad, lo que limitaba la coordinación de los mecanismos de SST en cada plataforma. La revisión de Quinlan de casos de enjuiciamiento por temas de SST, encontró que aunque los legisladores e inspectores australianos eran conscientes de que la reducción de personal y la reestructuración impactaron en las normas de SST, no se iniciaron los enjuiciamientos debido a la complejidad de establecer una conexión clara entre reducción y deterioro de los procesos de SST. Estos diversos hallazgos sugieren que la coordinación y claridad de la comunicación entre los lugares de trabajo y las partes legisladoras puede ser un factor para determinar si las condiciones de SST son mejoradas u obstaculizadas por la reestructuración de SST.

Acuerdos contractuales complejos. Un área desafiante para la legislación de la SST son las agencias de trabajo temporal y los trabajadores temporales. Lippel et al señalaron la dificultad de identificar al verdadero  empleador, en el contexto de las relaciones de trabajo tripartitas en las agencias de trabajo temporal. Esto ha llevado al litigio en Quebec sobre la identidad del “verdadero empleador  ” y, en Ontario, los responsables de los organismos de aseguramiento de los trabajadores asignaron recursos adicionales de investigación para identificar a los empresarios cuando una agencia de trabajo temporal es pequeña e intencionalmente evita el registro formal de los trabajadores. En los estudios sobre Filipinas y Australia se señalaron los retos de la reglamentación en materia de salud y seguridad en relación con la subcontratación y el trabajo temporal, debido al cambio deliberado del riesgo y a la confusión entre los titulares de derechos. Los contratos de trabajo cada vez más complejos y fragmentados ponen presión sobre las demandas logísticas de la administración de la ley de SST. La ambigüedad de la legislación puede crear desafíos para los inspectores de SST a medida que tratan de aplicar la legislación.

Con las condiciones de las cadenas de suministro globalizadas, la contratación remota y la externalización, es necesaria una legislación de SST ampliamente aplicable. Bluff et al identifican una ausencia de enfoques coordinados y estratégicos para abordar la responsabilidad de las partes superiores de la cadena. Su examen de los enjuiciamientos australianos para titulares de derechos anteriores consideraba que los actos u omisiones de múltiples partes contribuían a los riesgos de SST. El estudio encontró que las agencias rara vez persiguen a los titulares de derechos arriba de la cadena, a pesar de que los estatutos australianos de SST generalmente imponen obligaciones a los diseñadores, fabricantes, proveedores e importadores de partes y de importadores de sustancias. En cambio, los inspectores tienden a centrarse en el incumplimiento en relación con el contexto local de accidentes (por ejemplo, escaleras sin vigilancia), en lugar de la responsabilidad ascendente por el “deber hacia los demás” (por ejemplo, diseños, proveedores).

En resumen, este apartado describe tres áreas que han planteado particulares desafíos a la implementación de la legislación y a la fiscalía. Los casos de daño psicológico pueden quedar enredados en las relaciones laborales, tanto los problemas de salud mental como los problemas de reestructuración organizacional pueden ser difíciles de vincular claramente con la salud laboral y los arreglos contractuales complejos pueden crear riesgos y una responsabilidad compleja.

Organización y práctica de los inspectores de SST.

Cómo la organización de los inspectores de SST determina la forma abordar los riesgos de la salud en la empresa. Este apartado aborda la situación práctica del trabajo de los inspectores.

Margen interpretativo. En un tiempo de tecnología y formas cambiantes de trabajo, lasnormas específicas en la legislación de SST (por ejemplo, sobre un peligro particular de exposición), pueden quedar rápidamente obsoletas. Varios artículos  tratan el acrecentado uso, a través de jurisdicciones , de leyes no específicas o disposiciones generales, que imponen a los empresarios obligaciones generales de mantener lugares de trabajo seguros. Un desafío identificado en los artículos es que las disposiciones no específicas pueden ser difíciles de hacer cumplir por los inspectores de SST. Grabe señala que una cláusula de la ley de salud y seguridad en el trabajo del Reino Unido plantea el requisito “en la medida en que sea razonablemente factible”, lo que crea desafíos interpretativos para los inspectores. Los empresarios tienden a interpretar esto como relacionado con inversiones de costo razonable, mientras que los inspectores también consideran el riesgo y el beneficio de SST.

Gunningham señala que los inspectores australianos se sentían más cómodos aplicando legislaciones específicas y encontraban dificultades cuando las leyes dejaban espacio significativo para la interpretación, como la adhesión de la organización a los niveles de desempeño. Señala además que es necesaria una importante formación para una reglamentación basada en la gestión exitosa y que existían vacíos evidentes en las jurisdicciones pequeñas o con menos recursos. Otro desafío ocurre cuando los inspectores de SST tienen una discreción considerable en cuanto a cómo abordan su papel, porque esto puede dar lugar a que los inspectores adopten enfoques diferentes para el mismo conjunto de circunstancias.

Formación de inspector. Las leyes generales que requieren una discreción considerable del inspector necesitan inspectores bien entrenados con habilidades y juicio para evaluar una amplia gama de situaciones complejas de SST. Sin embargo, no todos los inspectores poseen esta formación. Gunningham describió a los inspectores Australianos de SST como carentes de habilidades consistentes para reunir pruebas sólidas, lo que a su vez puede contribuir a la renuencia a llevar a juicio a los responsables. Lippel et al, en su análisis del cumplimiento de las normas de riesgo psicosocial en los lugares de trabajo de Quebec, también llaman la atención sobre la renuencia o incapacidad de los inspectores, debido a una capacitación inadecuada, para enjuiciar las violaciones de la ley de SST. Pronen que la falta de capacitación sobre riesgos psicosociales complejos limitaba la actividad de la inspección de los inspectores. Tanto Quinlan como Johnstone et al describen cómo los inspectores australianos tradicionalmente tenían antecedentes específicos, pero ahora se están reclutando cada vez más de entre una amplia gama de antecedentes para tener la capacidad de hacer frente a riesgos  e investigaciones complejas.

Personal de la inspección. Muchos artículos plantean la cuestión de la insuficiencia de recursos de la inspección de SST y cómo esto puede conducir a centrarse en cuestiones sencillas y rápidamente solucionables. El personal escaso puede estimular la creación de un sistema de prioridad que conduzca a los inspectores a dirigirse a las empresas de más riesgo y no realizar visitas de inspección proactivas o tener en cuenta las empresas de menor riesgo. Además, pueden evitarse situaciones complejas, como las quejas psicosociales y las auditorías de riesgo, debido al tiempo relativamente prolongado requerido para investigar y los limitados resultados que se consiguen.

En conjunto, este apartado vincula la formación y la organización de los servicios de inspección de SST con su capacidad para el asesoramiento y la aplicación de la reglamentación. Las legislaciones no específicas requieren un cuerpo de inspectores altamente entrenado y flexible. También proporcionan un margen interpretativo a los inspectores, lo que puede hacer que su desempeño sea difícil de evaluar. La falta de financiación puede dirigir el enfoque de los inspectores a las áreas que se resuelven con mayor rapidez y facilidad, dejando los desafíos complejos escasamente abordados.

Representación de los trabajadores en SST.

En última instancia, los sistemas de SST se establecen para los trabajadores. Este apartado considera si los trabajadores son consultados y cómo sobre los riesgos para la salud en la empresa y su papel en la prevención de lesiones.

Consulta de los trabajadores. Los inspectores de SST no siempre consultan a los trabajadores durante las visitas al lugar de trabajo, lo que puede conducir a evaluaciones de los inspectores poco informadas. Grabe señaló este problema, observando que los representantes de los trabajadores de  en el Reino Unido raramente tuvieron la oportunidad de hablar con los inspectores durante las visitas al lugar de trabajo. Del mismo modo, Gunningham describe cómo los mineros australianos y sus sindicatos identificaron una problemática falta de contacto con los inspectores. Los trabajadores temporales son un grupo creciente de trabajadores que están sistemáticamente excluidos de la representación de la SST. Lippel al señaló que a pesar del mandato legal en Ontario de que todos los lugares de trabajo con ≥ 20 trabajadores deben disponer de un comité mixto de  de trabajadores y directivos, este mandato se ajusta pobremente a las agencias de trabajo temporal porque los trabajadores son transitorios y dispersos.

Naturaleza de la participación de los trabajadores. La naturaleza de la participación de los trabajadores en los sistemas  de SST fue el tema central de varios artículos. Algunos plantearon la cuestión de cuáles son los trabajadores que mejor representan las necesidades de sus compañeros de SST. Harris et al encontraron que los expertos técnicos en la empresa, que podrían igualar el tradicional “papel de inspector”, no necesariamente tienen un mayor impacto en la SST en la empresa que los trabajadores administrativos. Su examen de la aplicación en los lugares de trabajo de Nueva Zelanda de una nueva legislación sobre participación de los trabajadores en SST, encontró que los trabajadores acogían con satisfacción que disponer de algún tipo de representación dentro de su lugar de trabajo, como un canal legítimo para expresar preocupaciones  y proporcionar vías para resolverlas. Dos estudios plantearon la representatividad de los trabajadores cuando no pertenecen al lugar de trabajo. En su estudio sobre los trabajadores de los hospitales en Dinamarca, Jeppesen y Boggild  describieron un sistema en el que los trabajadores estaban formalmente representados en los comités, pero no siempre proporcionaban una representación adecuada cuando los representantes de negociación trabajaban a nivel comunitario y no estaban empleados en ese lugar de trabajo . En otro caso, Hart describió la falta de consenso entre los trabajadores petroleros noruegos acerca del papel de los sindicatos en la SST y el desacuerdo sobre el lugar donde los altos funcionarios sindicales sin base en la empresa deberían legítimamente considerarse representantes. En otro estudio, se consideró que los trabajadores estaban adecuadamente involucrados pero desorganizados entre sí, dejando huecos en la supervisión de la SST . Por último, Sorensen et al señalaron que la dirección de la empresa tiene inherentemente más poder en los lugares de trabajo que  los trabajadores. Examinaron la introducción de acuerdos voluntarios entre trabajadores y empresarios en Dinamarca y señalaron que este enfoque descentralizado de los acuerdos entre trabajadores y directivos, que depende más de las actividades de gestión local que de los mandatos y supervisión estatales, puede crear un equilibrio de poder desigual a nivel local, En general, este tema muestra cómo los trabajadores pueden desempeñar un papel clave en los sistemas de SST al identificar los riesgos. Ello plantea interrogantes sobre la mecánica de la representación de los trabajadores, incluida la posibilidad de que la representación sea mejor proporcionada por trabajadores más antiguos o más locales.

 

Referencia:

Systematic review of qualitative literature on occupational health and safety legislation and regulatory enforcement planning and implementation

Autores: MacEachen E, Kosny A, Ståhl C, O’Hagan F, Redgrift L, Sanford S, Carrasco C, Tompa E, Mahood Q

Scand J Work Environ Health 2016;42(1):3-16

Disponible:

http://www.sjweh.fi/show_abstract.php?abstract_id=3529&fullText=1

La legislación preventiva ¿una carga o un factor de competitividad? Percepción de los empresarios de la comunidad autónoma de Madrid
09 Jun

La legislación preventiva ¿una carga o un factor de competitividad? Percepción de los empresarios de la comunidad autónoma de Madrid

El debate sobre la actitud de los empresarios hacia la legislación preventiva, atraviesa todos los países y se presta a todo tipo de interpretaciones. En ocasiones se plantea, que incluso, son un freno para la actividad económica, cosa que nunca se ha demostrado empíricamente.

En este artículo los autores se proponen dar a conocer cuál es la percepción de los empresarios de Madrid respecto de la legislación preventiva, si la perciben como una carga o como un factor que, incluso, contribuye a mejorar la competitividad de sus empresas.

Publicado en MC Salud Laboral, 2015, n. 35, pp. 6-8. Disponible en: https://www.mc-mutual.com/contenidos/export/sites/default/es/webpublica/Publicaciones/McSaludLaboral/resources/2015/35/prevencion_madrid.pdf

Cibersal
CiberSal quiere ser un proyecto colectivo, con una vocación explícita de funcionamiento basado en la participación activa de los integrantes de la comunidad, por lo que se apoya en un entorno virtual con todas las herramientas necesarias para favorecer la interacción y la cooperación.
Enviar