Nanomateriales en los lugares de trabajo. Recogida de información y medición de la exposición.
16 Ene

Nanomateriales en los lugares de trabajo. Recogida de información y medición de la exposición.

Los riesgos derivados de la exposición por inhalación a nanomateriales, al igual que para cualquier agente químico, se evalúan utilizando metodologías cuantitativas que pueden complementarse con las metodologías cualitativas, especialmente cuando la información toxicológica del agente químico es limitada y, por tanto, no se dispone de valores límite ambientales.

Para poder aplicar ambos tipos de metodologías es necesario recoger de forma exhaustiva y ordenada toda la información relativa a la situación de trabajo analizada. La información a recopilar puede resultar muy extensa por lo que es conveniente disponer de una herramienta que facilite dicha recogida.

 

Referencia:

Nanomateriales en los lugares de trabajo. Recogida de información y medición de la exposición.

Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, O.A., M.P

Disponible en:

http://www.insht.es/portal/site/Insht/menuitem.1f1a3bc79ab34c578c2e8884060961ca/?vgnextoid=8bd681a098838610VgnVCM1000008130110aRCRD&vgnextchannel=25d44a7f8a651110VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD

 

 

Observatorio de nanomateriales de la UE actualizado con dos bases de datos
30 Jul

Observatorio de nanomateriales de la UE actualizado con dos bases de datos

Observatorio de la Unión Europea para Nanomateriales (EUON) cuenta con dos bases de datos con capacidad de búsqueda: NanoData, una base de conocimiento sobre nanociencia y tecnología y eNanoMapper que le ayuda a encontrar información de seguridad sobre nanomateriales.

El sitio web de EUON ha sido actualizado con nueva información sobre nanomateriales dentro del marco regulatorio de la UE: cómo se usan en diferentes sectores como alimentos, medicina e investigación ambiental y cómo utilizar los nanomateriales de forma segura en el trabajo. El contenido está disponible en 23 idiomas de la UE.

Además, ahora se puede acceder a dos bases de datos a través de EUON.

NanoData

Contiene datos sobre diferentes productos, proyectos de investigación, publicaciones, patentes y compañías y le ayuda a visualizar estadísticas rápidamente por medio de cuadros y gráficos incorporados. Los datos también se pueden filtrar fácilmente por diferentes sectores y ubicación geográfica. La base de datos puede ser utilizada, por ejemplo, por consumidores interesados ​​en conocer productos que usan nanotecnología.

eNanoMapper

brinda acceso a una de las fuentes de datos más amplia, actualmente disponibles sobre las propiedades toxicológicas de los nanomateriales. Los datos provienen de varios proyectos de investigación, incluidos los resultados del proyecto NanoREG financiado por la UE. La Base de datos eNanoMapper puede ser utilizada por cualquier persona interesada en encontrar datos toxicológicos sobre nanomateriales específicos.

La página de inicio de EUON también se ha renovado con contenido más dinámico que incluye las últimas noticias sobre nanomateriales y nanotecnología de la web.

 

Referencia:

EU nanomaterials observatory updated with two searchable databases

EUON. European Union Observatory for Nanomaterials

Disponible en:

https://euon.echa.europa.eu/es/view-article/-/journal_content/title/eu-nanomaterials-observatory-updated-with-two-searchable-databases

Proyecto NANOMET: ayudar a las empresas a caracterizar el riesgo de sus nanomateriales
15 Dic

Proyecto NANOMET: ayudar a las empresas a caracterizar el riesgo de sus nanomateriales

El Proyecto NANOMET busca mejorar la viabilidad industrial y la evaluación de riesgos de los procesos que involucran nanomateriales proporcionando a las empresas francesas protocolos confiables y reproducibles para medir los principales parámetros que caracterizan a un nanoobjeto .

El proyecto NANOMET propone desarrollar métodos de medición de referencia para garantizar la fidelidad, la precisión y, por lo tanto, la comparabilidad de las mediciones de sustancias en estado de nanopartículas (nanopartículas, nanotubos, nanohilos, nanoplaquetas).

La página web del proyecto permite acceder a las herramientas de evaluación y resultados del proyecto, previa inscripción.

 

Referencia:

Le projet NANOMET: aider les PME à mieux caractériser leurs nanomatériaux

Nanomet

Disponible en:

http://www.nanomet.fr/

Retos de la  Salud Laboral en los Estados Unidos
09 Feb

Retos de la  Salud Laboral en los Estados Unidos

La identificación de los retos a los que se enfrenta la salud laboral en los EEUU puede tener interés para los países de Latinoamérica, en la medida en que a buen seguro apuntan a problemas actuales, también nuestros, o a problemas de un futuro próximo. De ahí el interés de esta editorial del Occupational Medicine, resumida por el mismo autor en el NIOSH Science Blog. El artículo destaca algunas de las cuestiones de seguridad y salud ocupacional identificadas como que requieren atención por parte del sector industrial y de la Agenda Nacional de Investigación Ocupacional (NORA).

Petróleo y gas

El desarrollo de la técnica de fracturamiento hidráulico ha aumentado el cociente de producción de energía en los EE.UU. y ha incrementado el tamaño de la mano de obra involucrada en la perforación, servicio y equipamiento de pozos y en realizar otras actividades en la preparación de petróleo y gas hasta el lugar de distribución. La lista de riesgos a los que están expuestos los trabajadores es larga. Los científicos de NIOSH están llevando a cabo investigaciones para caracterizar y eliminar los riesgos que afectan a los trabajadores, a la sílice cristalina respirable, a compuestos orgánicos volátiles (incluyendo naftaleno, benceno, tolueno, etilbenceno y xileno) y otros peligros.

Robótica

La automatización del trabajo (robótica) está destrozando el mercado de trabajo en muchos sectores de la industria. Los trabajos hechos anteriormente por las personas ahora los hacen las máquinas. La disponibilidad de robots colaborativos, relativamente baratos y capaces de trabajar en contacto directo con las personas, ha dado paso a una nueva era de robótica en la que los trabajadores robotizados trabajan junto a las personas y trabajadores simbióticos, es decir, trabajadores equipados con dispositivos robóticos de alto rendimiento como exoesqueletos robóticos y otras prótesis que incrementan las capacidades. Los profesionales de la seguridad y salud en el trabajo deberán adoptar un enfoque proactivo para la evaluación y gestión del perfil de riesgo laboral de la robótica.

Sensores

El uso de sensores ha aumentado exponencialmente ya que ahora se emplean incontables sensores inalámbricos remotos para monitorear el medio ambiente, lugares de trabajo, respuesta a desastres, edificios e instalaciones “inteligentes” y en agricultura y salud. Estos instrumentos son herramientas valiosas para detectar y medir la exposición de los trabajadores en tiempo real, potenciando tanto a los trabajadores como a los empresarios. Las prácticas de evaluación de la exposición se están transformando mediante la lectura directa y la tecnología de sensores. NIOSH comenzó la investigación organizada en esta área en 2008 con la creación de la Direct Reading Exposure Assessment Methods (DREAM) iniciativa. El NIOSH aprovechará y ampliará el programa DREAM para abordar las lecciones aprendidas, los avances en tecnología y las contribuciones de las partes interesadas.

Nanotecnología

La caracterización del riesgo de una nueva tecnología, para determinar rápidamente si plantea problemas de seguridad y salud para los trabajadores, debería ser una prioridad para los investigadores y profesionales de la salud ocupacional. Los nanomateriales y dispositivos de ingeniería muestran propiedades y comportamientos novedosos dependientes del tamaño, que son muy prometedores en muchas áreas y un beneficio para la sociedad, tales como nuevos materiales ligeros pero más fuertes, nuevos productos farmacéuticos, filtración de agua mejorada y avances en medicina regenerativa. ¿La naturaleza de los nanomateriales sintéticos presenta riesgos para la seguridad y la salud en el trabajo? y, en caso afirmativo, ¿cómo pueden obtenerse los beneficios de los nanomateriales al tiempo que se minimizan o eliminan los riesgos potenciales? Aunque las implicaciones de la manufactura avanzada de nanomateriales en el campo de la salud ocupacional aún no se comprenden claramente, es bueno tomar precauciones para proteger a los trabajadores hasta que los riesgos puedan caracterizarse plenamente.

Silicosis

La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés) del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, emitió una norma nacional obligatoria para reducir el cáncer de pulmón, la silicosis, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y la enfermedad renal en los trabajadores de Estados Unidos, al limitar su exposición a la sílice cristalina respirable. OSHA estima que la norma ahorrará más de 600 vidas y evitará más de 900 nuevos casos de silicosis cada año, una vez se cumplan los efectos previstos. Las disposiciones claves de la nueva norma incluyen la reducción del límite de exposición permisible (LEP) para la sílice cristalina respirable a 50 mg/m3 de aire, promediada en un turno de 8 horas. Obligar a los empresarios a utilizar controles técnicos (como agua o ventilación) para limitar la exposición de los trabajadores. Y  exigir que los empresarios proporcionen exámenes médicos para vigilar la salud de los trabajadores altamente expuestos y proporcionarles información sobre su estado de salud pulmonar.

Neumoconiosis

En la última década, más de 10.000 mineros han muerto por neumoconiosis por polvo de carbón. La neumoconiosis provoca cicatrices en los pulmones, enfisema, disminución de la capacidad pulmonar, discapacidad y muerte prematura. Si bien la prevalencia de la neumoconiosis ha disminuido en alrededor un 90% desde 1969 hasta 1995, desde 1995 la prevalencia de casos de neumoconiosis se ha más que duplicado. Muchos mineros subterráneos actuales (algunos jóvenes de 30 años) están desarrollando casos severos y avanzados. En un paso histórico para eliminar el flagelo de la neumoconiosis, la Administración de Seguridad y Salud Minera del Departamento del Trabajo de los Estados Unidos adoptó una norma para controlar la exposición de los mineros al polvo de carbón respirable. La nueva norma agregó una serie de nuevas protecciones para los mineros de carbón, como el uso obligatorio del monitor de polvo continuo (desarrollado por NIOSH) para determinar la exposición al polvo de carbón en tiempo real.

Ciencia de las catástrofes

Dadas las amenazas en el mundo de hoy, la protección de los primeros en responder a los peligros (primeros auxilios), es un área nueva de investigación de seguridad y salud ocupacional de importancia crítica – ciencia de los primeros auxilios en caso de catástrofe. La protección de los auxiliadores requiere un enfoque tripartito, que incluye actividades de preparación previa al despliegue (capacitación), actividades durante el despliegue (evaluación de la exposición en tiempo real) y actividades posteriores al despliegue (vigilancia médica). El objetivo del nuevo campo de la ciencia de las catástrofes es implementar un marco que permita que la investigación sobre seguridad y salud en el trabajo se inicie rápidamente cuando ocurre una catástrofe o emergencia, sin interferir en la respuesta a la misma. Los tipos de investigación pueden incluir: el impacto de una exposición novedosa, efectos inesperados o graves en la salud, la efectividad de una propuesta de intervención, problemas de salud mental / resiliencia y enfermedades con períodos de latencia largos.

Trabajador saludable

Los programas tradicionales de protección de la seguridad y la salud en el trabajo se han centrado principalmente en garantizar que el trabajo es seguro y que los trabajadores están protegidos de los daños que se derivan del propio trabajo. Total Worker Health (TWH) se basa en este enfoque, mediante reconocimiento de que el trabajo es un determinante social de la salud. Los factores relacionados con el empleo, como los bajos salarios, las horas de trabajo, la intensificación de la carga de trabajo, las interacciones con los compañeros de trabajo y el acceso a la baja por enfermedad, pueden tener un impacto importante en el bienestar de los trabajadores, sus familias y sus comunidades. TWH explora oportunidades para no sólo proteger a los trabajadores, sino también para mejorar su salud y bienestar, centrándose en las condiciones de trabajo. La evidencia científica apoya ahora lo que muchos profesionales de la seguridad y salud, así como los propios trabajadores, han sospechado durante mucho tiempo, que los factores de riesgo en el lugar de trabajo pueden contribuir a problemas de salud previamente considerados no relacionados con el trabajo.

Esto es solo una muestra de aquello en lo que el NIOSH y la comunidad de la Seguridad y Salud en el Trabajo se centrarán en el próximo año y del NORA en la próxima década.

 

Referencia:

Occupational Health Issues in the USA

Autor: John Howard, MD, Director, National Institute for Occupational Safety and Health.

NIOSH Science Blog

Disponible en:

https://blogs.cdc.gov/niosh-science-blog/2017/01/10/howard/

Valores límite de exposición para nanomateriales
03 Feb

Valores límite de exposición para nanomateriales

El presente artículo del NIOSH Science Blog es un buen exponente de las incertidumbres que, todavía, rodean al trabajo científico y legislativo para el establecimiento de valores límite de exposición profesional (LEP) para los nanomateriales.

 

Los nanomateriales diseñados son fascinantes. Simplemente haciendo cosas más pequeñas, los investigadores han descubierto formas de materiales e incluso materiales totalmente nuevos, que pueden tener aplicaciones tan diversas como mejores medicamentos, mejores pinturas o electrónica más rápida. El uso de productos químicos en una versión de nanoescala puede alterar completamente su naturaleza. Encontramos nano-oro uno de los ejemplos más llamativos. El oro “grande” en su estado normal es el metal de color amarillo que no interactúa con el cuerpo, pero el oro nano-tamaño es de color púrpura o rojo, dependiendo de su nano-tamaño y enlaza muy fácilmente las proteínas. Por lo tanto, nano-oro es interesante tanto como un posible droga contra el cáncer y como una sustancia tóxica potencial. Para la sociedad, la cuestión es cómo encontrar el justo equilibrio entre los beneficios de los nuevos productos y los daños potenciales para la salud y el medio ambiente a medida que se desarrollan nuevos productos. Una forma de prevenir el daño a los trabajadores es fijar límites de exposición ocupacional (VLA/LEP), las concentraciones de un producto químico por debajo de las cuales no es probable que se produzcan efectos adversos para la salud. Por eso hemos buscado sistemáticamente propuestas de LEP para nuevos nanomateriales como parte del desarrollo de una guía de la OMS para trabajar con seguridad con nanomateriales.

Los límites de exposición ocupacional también son fascinantes. Han estado en uso durante más de 100 años para proteger la salud de los trabajadores que están expuestos a posibles productos químicos tóxicos durante el trabajo. Para muchos productos químicos existe una concentración por debajo de la cual la exposición al producto químico se considera segura y es poco probable que tenga un impacto negativo sobre la salud. Otros productos químicos, especialmente los que causan cáncer, se considera que no tienen un umbral seguro. Para esas sustancias químicas, las concentraciones permisibles han de situarse por debajo las que se estima que suponen un riesgo insignificante. Algunos productos químicos se han considerado tan potencialmente dañinos que países como Finlandia, el Reino Unido y Corea han restringido o prohibido su uso. La reglamentación que utiliza los valores límite de exposición para obligar a los empresarios a reducir las exposiciones ha funcionado bien. En los últimos 50 años, las exposiciones en el lugar de trabajo a productos químicos como disolventes han disminuido sustancialmente en los EE.UU y parte de Europa, probablemente debido a la existencia de LEPs. También como parte de una estrategia de gestión de riesgos, los LEP son útiles. Ayudan a los empresarios y a los trabajadores a reducir los niveles de exposición por debajo de un valor de referencia claro que no debe superarse. Sin embargo, también hay muchas cuestiones en torno a las LEP que son objeto de debate. Debido a que no existe una forma generalmente aceptada de derivar LEPs, ​​esto ha conducido a diferencias entre los valores de LEP. Estas variaciones se reflejan también en los nombres de los LEP, como los valores límite de umbral (TLV®) utilizados por los higienistas ocupacionales, los niveles de exposición permisibles en uso por OSHA en los EE.UU, los límites de exposición recomendados en uso por NIOSH y los DNEs (Derived No Effect Limits) utilizados por la normativa REACH de la Unión Europea. Básicamente, se trata de concentraciones de sustancias químicas que deberían ayudar a lograr un entorno de trabajo seguro, pero en contextos regulatorios y culturales diferentes .

Históricamente, con la introducción de nuevos materiales, como el amianto o el PVC, numerosos trabajadores murieron antes de que se reglamentara la exposición a estos productos químicos en los lugares de trabajo. Nadie quiere que esto vuelva a ocurrir con los nanomateriales. La Unión Europea ha declarado explícitamente que debería adoptarse un enfoque de precaución. Esto significa que no hemos de esperar para adoptar medidas de seguridad hasta tener plena certeza acerca de los efectos adversos para la salud de los nanomateriales, sino que hay que actuar de inmediato. Cuando se disponga de más conocimientos, estas medidas pueden ser reforzadas o relajadas en función de los resultados de las nuevas investigaciones.

A pesar de que no hay hasta ahora mucha evidencia de que solamente el nano-tamaño conduce a propiedades toxicológicas diferentes del material o únicas para la nanoescala, muchos estudios han demostrado que las partículas a nanoescala pueden ser más activas biológicamente, como para provocar una mayor inflamación pulmonar a una determinado dosis. Por lo tanto, el LEP para un material a escala normal no es automáticamente un nivel seguro para el mismo material a escala nano. Por ejemplo, algunas nanofibras específicas están hechas de carbono, pero la estructura de nanofibras las hace similares a las fibras de asbesto para producir cáncer. No sería prudente asumir que la misma LEP de 2,5 mg / m³ para el polvo de grafito también sería aplicable a las nanofibras de carbono. Por ello, expertos en el Reino Unido, Alemania, Finlandia y los Países Bajos han afirmado que mantener la exposición de estas nanofibras específicas por debajo de 0,01 fibra/cm³ niveles considerados aceptables para el asbesto es la estrategia más segura.

Las LEP se basan generalmente en los conocimientos disponibles derivados de la exposición de seres humanos y/o animales. Debido a que los nanomateriales son relativamente nuevos, el conocimiento sobre la toxicidad proviene principalmente de estudios animales e in vitro. Por ejemplo NIOSH ha propuesto un límite de exposición recomendado (REL) de 300 μg/m³ para el dióxido de titanio ultrafino, que es uno de los nanomateriales más utilizados, basado en datos de daños crónicos producidos por inhalación en ratas. Pero las pruebas con animales pueden tardar varios años en desarrollarse, lo cual es un tiempo muy largo comparado con el potencial y el valor comercial de los nuevos nanomateriales. El número de nanomateriales también aumenta rápidamente lo que hace que el método tradicional de evaluación cuantitativa del riesgo para la derivación LEP no siempre sea factible. Por lo tanto, los científicos han propuesto otros métodos.

El enfoque más pragmático es lo que se ha hecho para las nanofibras. Comparar las propiedades del nuevo material con una existente, como la comparación de nanofibras específicas con el asbesto y suponer que la toxicidad será similar. Este procedimiento se denomina de varias maneras “puentear” o “leer a través de”. Otra propuesta es hacer que grupos de nanomateriales con toxicidad similar, también se denomido ‘agrupación’. Por ejemplo, en el caso de la variante nanométrica de sustancias químicas que ya han establecido efectos tóxicos como el cáncer, el British Standard Institute (BSI) propuso utilizar un factor de seguridad adicional de 10 debido al tamaño de nano. Esto significa que la LEP para el material a escala normal se divide por diez para derivar el LEP para el mismo material de escala nano. La suposición es que las propiedades tóxicas serán potenciadas por el nano-tamaño. Otro grupo propuesto es un grupo de nanomateriales insolubles o biopersistentes, materiales que, después de la inhalación, no son fácilmente eliminados del cuerpo humano. La nanoescala conducirá a una mayor biopersistencia con su toxicidad acompañante y el LEP para el material nanométrico propuesto por BSI será, por lo tanto, un factor 15 menor que el LEP de escala normal. Para los nanomateriales solubles, BSI aplica un factor de seguridad de dos para el nano-tamaño.

Un enfoque muy diferente es hacer uso del conocimiento que está disponible sobre la contaminación del aire. Al menos una parte de las partículas contaminantes son nanopartículas y especialmente estas partículas nanométricas culpables de efectos adversos para la salud. Estos efectos adversos para la salud se han estudiado bien en humanos y podrían proporcionar un modelo para los nanomateriales. Un paso más adelante es predecir la toxicidad basada en la estructura química del material que se denomina Modelación Cuantitativa de Relación Estructura-Actividad (QSAR). Hasta donde sabemos, este enfoque aún no se ha utilizado para la derivación LEPs de nanomateriales. Un grupo de expertos de la ISO dio recientemente una visión general de las similitudes y diferencias en los métodos utilizados para desarrollar LEPs para nanomateriales artificiales.

La mayoría de los LEP, incluidos los de los nanomateriales artificiales, se expresan como una concentración de masa (mg/m3), lo que implica que esta sería la mejor manera de medirlos. Sin embargo, eso sigue siendo un problema importante con los nanomateriales. En el nanomundo, la medición se vuelve muy diferente. Cuando casi todas las LEP se obtienen como una concentración de masa, como la cantidad de miligramos de la sustancia química en un metro cúbico de aire, no está claro cuál es la mejor métrica para los nanomateriales. Una alternativa es la concentración numérica: el número de partículas en un metro cúbico de aire. Otra es la concentración superficial: la superficie total de las partículas (nm2) en un metro cúbico de aire. Todo depende de lo que pensemos que provoca un aumento de la toxicidad. Podría ser que la mejor métrica variaría según el grupo de materiales: número de partículas para materiales biopersistentes y concentración superficial para materiales solubles. El reto sigue siendo encontrar la mejor métrica para la mayoría de las LEP que sólo se expresan como concentraciones de masa.

A pesar de la creciente información sobre nanomateriales, existen pocas revisiones sistemáticas de los nanomateriales disponibles. Por muchas razones interesantes, resumir sistemáticamente la evidencia disponible en toxicología parece más difícil que en otros campos. La derivación de LEPs está situada en el límite entre la ciencia y la legislación/práctica, lo que hace que sea difícil localizar todas las propuestas disponibles. Cuando se realizaron búsquedas de propuestas de LEPs, sólo aproximadamente la mitad estaban publicadas en revistas científicas revisadas por pares indexadas en bases de datos científicas como PubMed. La otra mitad estaba dispersa en informes de proyectos publicados sólo en Internet, resúmenes de conferencias o informes gubernamentales. Debido a que son tan difíciles de localizar, creemos que tener una lista de valores propuestos ya es muy útil si se quiere usar una propuesta  de LEPs como un valor de referencia para un lugar de trabajo.

Dada la incertidumbre que rodea los efectos adversos para la salud de los nanomateriales, no es de extrañar que los LEPs encontrados sean muy variados. Algunos fueron bastante similares, como los de las nanofibras, pero para los tubos de carbono los LEPs variaron con un factor 50 y para los nanomateriales metálicos variaban incluso con un factor de 100 a 300. La variación se debe a la variación en los objetivos y métodos de derivación como también se ha demostrado para los LEP de materiales a escalña normal. Deveau et al, proporcionan un marco práctico para encontrar el mejor LEP aplicable para un problema particular, a partir de una lista de LEPs diferentes para una sustancia química. El marco también puede aplicarse a la lista de LEPs de nanomateriales.

El desafío es buscar un consenso sobre cómo derivar las LEP para los nanomateriales y apoyar los valores propuestos con más investigación empírica. Por el momento, los LEPs para nanomateriales son niveles de referencia con los que pueden compararse los niveles de exposición medidos en un lugar de trabajo específico. En comparación con las concentraciones que se han medido en los lugares de trabajo, estos niveles de referencia o LEPs son a menudo todavía sustancialmente más bajos y deberían ser un incentivo para reducir la exposición.

 

Referencia:

The Art and Science of OELs for Nanomaterials

 Autores: Jos Verbeek, Raluca Mihalache

NIOSH Science Blog

Disponible en:

https://blogs.cdc.gov/niosh-science-blog/2017/02/01/nano-oels/

Cibersal
CiberSal quiere ser un proyecto colectivo, con una vocación explícita de funcionamiento basado en la participación activa de los integrantes de la comunidad, por lo que se apoya en un entorno virtual con todas las herramientas necesarias para favorecer la interacción y la cooperación.
Enviar