Factores laborales asociados a la vuelta al trabajo después de una baja laboral
10 Ene

Factores laborales asociados a la vuelta al trabajo después de una baja laboral

Identificar los factores laborales asociados a la reincorporación al trabajo, especialmente la edad, entre los trabajadores postales después de una ausencia laboral por razones de salud.

En el momento de la visita médica, la mitad de los trabajadores pueden volver a trabajar en su trabajo, el 40% puede volver a trabajar con un trabajo reorganizado, el 6% reasignación a otro trabajo y el 4% no puede volver a trabajar. La duración media total del episodio de ausencia es de 120 días.

En el análisis multivariado, las variables asociadas significativamente con un mayor riesgo de necesitar una modificación del trabajo son: la edad; una causa de baja relacionada con el trabajo; un período de baja por enfermedad de más de 90 días; una situación de discapacidad y una mala salud percibida. Las variables asociadas significativamente con un mayor riesgo de reasignación a otro trabajo son: más de 90 días de baja por enfermedad; una causa de ausencia relacionada con el trabajo; una situación de discapacidad; una puntuación psicosocial deficiente y una mala salud percibida.

Es posible identificar los factores predictivos de la reincorporación al trabajo después de una ausencia por enfermedad a través de preguntas sencillas y así encontrar soluciones que favorezcan la reincorporación al trabajo tanto a nivel médico como profesional.

 

Referencia:

Facteurs associés au maintien dans le poste de travail après un épisode d’absence : résultats de l’étude MAPOST des médecins du travail du groupe La Poste.

Autores: Duburcq A, Courouve L, Havette P, Dab W.

Archives des Maladies Professionnelles et de l’Environnement. 79. 10.1016/j.admp.2018.05.003.

 

Obstáculos y facilitadores para la reintegración de mujeres con cáncer de mama en el trabajo
16 Ago

Obstáculos y facilitadores para la reintegración de mujeres con cáncer de mama en el trabajo

Actualmente en Bélgica, una de cada nueve mujeres desarrolla cáncer de mama antes de los 75 años. En 2015, el 55% de estas mujeres tenían menos de 65 años y, por lo tanto, estaban en edad de trabajar.

La forma en que la mujer se reintegra a su actividad laboral sigue siendo relativamente desconocida para los cuidadores. Este estudio tiene como objetivo explorar las dimensiones clave del proceso de volver al trabajo después del cáncer de mama mediante la combinación de las opiniones de los pacientes y sus empleadores y compañeros de trabajo, identificar las barreras y facilitadores para la recuperación y el papel que el médico de la salud ocupacional podría desempeñar en este contexto.

En el estudio se cruzaron “tres miradas” y muestran factores que influyen positiva o negativamente en el regreso al trabajo, desde el punto de vista de los trabajadores, empleadores y compañeros de trabajo. Algunos de estos factores son comunes a las tres miradas, como mantener un contacto regular durante la interrupción del trabajo, lo que favorece la recuperación, siendo específico para cada punto de vista. Cuando se atiende a los trabajadores en una visita previa al trabajo, el médico del trabajo valida o ayuda a establecer los arreglos prácticos para volver al trabajo.

En la muestra estudiada, el deseo de volver a trabajar para las mujeres que han tenido cáncer de mama a menudo es más fuerte que las dificultades causadas por la recuperación y su trabajo. Pero para prepararse para esta recuperación, no saben a quién recurrir y saben poco sobre la visita previa a la recuperación y la ayuda que podrían brindar el médico del trabajo y el asesor médico. El gerente de línea directo es un interlocutor prioritario para el trabajador y juega un papel importante en la organización del regreso al trabajo. También es claro que la comunicación es esencial entre el trabajador, su supervisor y sus colegas, para que todos puedan explicar sus dificultades al otro y que la reanudación del trabajo se lleve a cabo en las mejores condiciones posibles.

 

Referencia:

Étude des obstacles et facilitateurs à la réintégration au travail de femmes atteintes du cancer du sein

Autores: Pelseneer M, Milicevic M, Mairiaux P, Willems AC

Arch Mal Prof Env, 79: 3, 2018: 238-239.

Disponible en:

https://www.researchgate.net/publication/325098335_Etude_des_obstacles_et_facilitateurs_a_la_reintegration_au_travail_de_femmes_atteintes_du_cancer_du_sein

 

 

 

Keywords: Cancer du sein; Retour au travail; Perspectives des travailleuses; Perspectives des employeurs; Perspectives des collègues

 

 

Trabajo, prácticas organizativas y margen de maniobra durante la reintegración laboral
20 Oct

Trabajo, prácticas organizativas y margen de maniobra durante la reintegración laboral

Muchos individuos en edad laboral sufren enfermedades cardiovasculares y como resultado quedan incapacitados del trabajo. La mayoría de las investigaciones sobre discapacidad en el trabajo cardíaco se han centrado en factores biológicos y psicológicos individuales que influyen en la discapacidad laboral, a pesar de la evidencia sobre la importancia del contexto social en la discapacidad laboral. En este artículo, el enfoque está en el trabajo y las características organizativas que influyen en el margen de maniobra de que disponen los trabajadores durante la reintegración laboral.

Los trabajadores mostraron niveles variables de ajuste al puesto de trabajo que podrían estar relacionados con las expectativas de producción y el diseño del trabajo. Las políticas y prácticas relacionadas con los controles de la actividad, la antigüedad y la adecuación del trabajo, y las prácticas de gestión de discapacidades afectaron la capacidad para que los trabajadores se adaptaran al lugar de trabajo.

La calidad del trabajo y los recursos de la organización establecen un margen de maniobra para los esfuerzos de reintegración laboral. Los profesionales deben informarse de las limitaciones impuestas por la organización del trabajo y los convenios colectivos. Las organizaciones y los trabajadores deben reconsiderar las políticas y prácticas que crean condiciones de adecuación del trabajo desiguales para los trabajadores discapacitados.

El margen de maniobra ofrece un marco para evaluar y estructurar los programas de reintegración laboral. La evaluación de las condiciones iniciales para las expectativas de productividad, el contexto y los modos y medios para apoyar la reintegración laboral puede integrarse con las percepciones de los trabajadores sobre su capacidad laboral y las posibilidades de adaptación a la estructura y luego hacer seguimiento de los programas de reintegración laboral. El margen de maniobra se puede usar para evaluar la sostenibilidad del trabajo al final de la rehabilitación.

Referencia:

Work, organisational practices, and margin of manoeuver during work reintegration.

Autor: O’Hagan F.

Disabil Rehabil. 2017 Sep 29:1-10

Disponible en:

http://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/09638288.2017.1383520?scroll=top&needAccess=true

 

 

Caja de herramientas para abordar los problemas de salud más frecuentes en la empresa
23 Ene

Caja de herramientas para abordar los problemas de salud más frecuentes en la empresa

 

Se transcribe, traducido, el resumen ejecutivo de esta interesante publicación del HSE

  1. RESUMEN EJECUTIVO

1.1. OBJETIVO

El borrador del proyecto fue desarrollar el contenido de una caja de herramientas (Tool box) de intervención para problemas los problemas más frecuentes de salud en el lugar de trabajo: problemas musculoesqueléticos, de salud mental y estrés. La intención era desarrollar un prototipo de caja de herramientas que pudiera servir para minimizar la ocurrencia de problemas de salud frecuentes relacionados con el trabajo y reducir la las bajas por enfermedad evitables, el uso de la atención médica y la incapacidad a largo plazo para las quejas de por problemas de salud frecuentes que inevitablemente se producen en las empresas.

1.2. ENFOQUE

El desarrollo de la caja de herramientas de intervención fueun encargo del HSE a un consorcio formado por Kendall-Burton Consulting,  Loughborough University y el Laboratorio de Salud y Seguridad del HSE. El proceso de desarrollo abarcó cinco

fases. Las fases fueron diseñadas para alcanzar cada uno de los objetivos del proyecto

La primera fase proporcionó la base de evidencia de la caja de herramientas derivada de una revisión de la literatura científica y de una encuesta a informante clave. Ello dio lugar a las bases de un modelo conceptual para su posterior desarrollo. La segunda fase consistió en el desarrollo de un marco conceptual que respondía al ‘qué’ (contenido) y al  ‘dónde’ (estructura) y cómo se podría implementar la caja de herramientas.

También se realizaron talleres de expertos al comienzo de la segunda fase para comprobar la dirección del proyecto. La tercera fase produjo un borrador de una caja de herramientas centrada en el usuario y basada en el marco conceptual que incluye información, asesoramiento y un conjunto de herramientas. En la cuarta fase, el proyecto fue probado para la aceptabilidad y usabilidad con una muestra de posibles usuarios finales,

1.3. RESULTADOS / RESULTADOS

Enfoques actuales: La evidencia científica sobre la relación entre los problemas de salud más frecuentes y el trabajo indica que la prevención se enfoca utilizando el modelo convencional de riesgo-control de riesgo, y enfoques de tratamiento basados ​​en suposiciones de tratamiento-cura-participación,  que no han obtenido los resultados esperados. Los supuestos subyacentes de la dosis-respuesta no se traducen fácilmente en

Su naturaleza subjetiva y omnipresente socava significativamente el potencial de control de riesgos en los problemas de salud más frecuentes. Además, los tratamientos clínicos no alivian completamente los síntomas ni previenen nuevos episodios. Esto significa en la práctica que la reglamentación y la orientación en materia de seguridad, incluidas las normas de gestión para el estrés relacionado con el trabajo, aunque útiles para sus fines específicos, no son suficientes para la gestión de los problemas de salud más frecuentes del lugar de trabajo y que adaptarse a las mismas supone un enfoque no óptimo. La evidencia indica que este enfoque complementario debería ser más eficaz que las adaptaciones al material existente. En consecuencia, este nuevo enfoque representa una suma más que un cambio de los enfoques actuales como el de los “Estándares de Gestión”.

Modelo conceptual: El principio subyacente para esta caja de herramientas reconoce que la relación entre el empleo y la salud se considera estrecha, duradera y multidimensional. Se desarrolló un nuevo modelo conceptual para apoyar la caja de herramientas, basada en este en un enfoque biopsicosocial. Una característica clave es que combina evidencia tanto de los enfoques de prevención primaria como de la prestación de asistencia sanitaria. Esto permite centrarse directamente en la interfaz entre el trabajo y la salud, y abre una nueva ventana de oportunidad para iniciativas proactivas en el lugar de trabajo. Su intención principal es facilitar un enfoque que permite a las personas con este tipo de problemas salud,  mantener el trabajo volver rápidamente después de la baja,  manteniendo así la actividad productiva.

El modelo conceptual abarca tres áreas clave: buen trabajo, buenos empleos, lugares de trabajo protectores. La capacidad de proveer y tener ‘buen trabajo’ proviene principalmente de acciones a nivel socio-político mediante acciones legislativas y políticas adecuadas (por ejemplo, los “Estándares de gestión”). El trabajo que es ‘bueno’ y seguro se ha convertido en un estándar mínimo esperado en las sociedades modernas, pero, aunque es necesario, este enfoque no es suficiente para garantizar la salud y el bienestar de los trabajadores. Para ello se requieren intervenciones adicionales a diferentes niveles.

Por lo tanto, la caja de herramientas se orienta en ayudar a los supervisores (line manager) y directivos a proporcionar  “buenos trabajos” para cuando la gente está bien, y “lugares de trabajo protectores” de apoyo para cuando están enfermos o lesionados. El principio básico es que un “buen trabajo” reducirá la probabilidad de que los síntomas de problemas de salud se expresen en el trabajo, mientras que un “lugar de trabajo protector” permitirá a aquellos que están con problemas de salud en el trabajo, permanecer más fácilmente en el mismo.

Los buenos trabajos se caracterizan por: exigencias equilibradas y un ambiente de trabajo seguro; supervisores eficaces y útiles; prácticas de trabajo y retroalimentación que llevan a los trabajadores a sentirse valorados y respetados; oportunidades  para hacer uso y desarrollar habilidades; respaldo y oportunidades para que los trabajadores resuelvan sus propios problemas; alentar a los trabajadores a mejorar su propio trabajo y oportunidades de interacción social.

Los puestos de trabajo protectores se caracterizan por: el compromiso de la alta dirección; temprano suministro de información y asesoramiento fácticos; fomentar la presentación temprana de informaciones sobre problemas de salud; mantenerse en contacto; adopción de un enfoque entusiasta; involucrar a la persona en identificar

obstáculos para la participación en el trabajo y elaboración de un plan de trabajo; evaluar el trabajo y ofrecer un cambio de trabajo o trabajo modificado temporalmente si es necesario (sólo para facilitar el camino hacia el trabajo habitual); relación con los profesionales de salud si es necesario (utilizando una dispensa de confidencialidad); permitiendo planes de vuelta al trabajo y monitorear el progreso para que el plan pueda ser revisado apropiadamente si hay algún ctratiempo.

Los buenos trabajos difieren de los lugares de trabajo protectores (supportive) de varias formas. Crear “buenos trabajos” es un proceso proactivo aplicado principalmente a grupos de trabajadores. El énfasis está en dirigir el afrontamiento a las demandas y la resiliencia, con la intención de reducir los problemas de salud más frecuentes. Crear “lugares de trabajo protectores” proporciona una respuesta “justo a tiempo” para los trabajadores individuales comenzando a luchar con los síntomas de las enfermedades. El énfasis está en la creación de un entorno donde los trabajadores pueden hacer frente a los síntomas, de modo que la asistencia sanitaria, la baja laboral y la discapacidad puedan evitarse. La aspiración a “buenos  trabajos” y la prestación de un “lugar de trabajo protector” deben funcionar al unísono.

 Experiencia del usuario: La caja de herramientas de intervención se denomina Health ↔ Work Toolbox para transmitir la idea de interdependencia entre la salud y el trabajo, y la transferibilidad de su contenido a una variedad de temas de salud en el trabajo. La audiencia clave son supervisores, respaldados por personal de alta dirección, ya que son fundamentales en la conformación de las condiciones de trabajo. No obstante, también se ha diseñado para apelar a otros agentes que pueden orientar a los supervisores. Los usuarios de la caja de herramientas inicialmente encontrarán contenidos bajo el título de «Conocimiento», destinado a fomentar su aceptación, profundizar su conocimiento de la naturaleza de estas  enfermedades y impulsarles a emprender actividades preparatorias como aprender y evaluar la cultura de la salud y del trabajo. El contenido proporcionado en “buenos trabajos” y “lugares de trabajo protectores” se divide en conocimientos y herramientas. Se proporcionan dos grupos principales de herramientas: “identificación” (buenos trabajos y lugares de trabajo protectores) y un conjunto de herramientas para proporcionar soluciones y ayudar a su puesta en práctica. Hay listas sucintas de “Acciones” para las tres áreas clave: conocimientos, buenos empleos y lugares de trabajo protectores. Éstas están ligadas a explicaciones concisas de qué hacer y cómo hacerlo. Existen mecanismos para facilitar el aprendizaje organizacional y la revisión, tanto para los “buenos trabajos” como de los “lugares de trabajo protectores”.

Proceso: basada en la web, la caja de herramientas contiene hipervínculos. Tiene una lógica estructura sencilla y funciona de manera que ninguna parte está supeditada a que otra parte ya haya sido accedida. La única excepción a esto es que siempre se espera que la implementación de acciones siga a la “identificación” de lo que se puede hacer para ayudar a proporcionar “buenos empleos” y “lugares de trabajo protectores”.

La mayor parte del proceso para identificar obstáculos está en forma de cuestionamiento guiado. Este proceso es muy diferente de la evaluación de los síntomas, y evita deliberadamente el obstáculo con la subjetividad de los síntomas de enfermedades. La identificación de los “buenos trabajos” descansa en gran parte en las preguntas sobre las características del trabajo. La identificación de los “lugares de trabajo protectores” se basa en un cuestionario autocumplimentado por los trabajadores, u otros que perciben una lucha individual o una mezcla de ambos. Esto es seguido por una discusión proactiva entre el trabajador y el supervisor para identificar los obstáculos para permanecer o volver al trabajo.

El contenido de la caja de herramientas se organiza en tres niveles de complejidad. Esto permite variaciones en el tiempo del usuario, nivel de habilidad, interés y recursos. La información esencial y las acciones están principalmente en la estructura. Dispositivos narrativos tales como principios e ideas importantes son proporcionados sobre todo para anclar la comprensión de los valores y mensajes clave. Los estudios de casos se muestran como ejemplos para facilitar la aplicación en los  diferentes entornos mediante el uso de principios subyacentes.

1.4. IMPLICACIONES

El enfoque de Health ↔ Work Toolbox difiere de los enfoques existentes, incluido el de  “Estándares de Gestión”, por una serie de razones: situado entre la convencional gestión del riesgo y de atención sanitaria, es un enfoque complementario; también hace hincapié en factores positivos por sobre y bajo la prevención del daño; utiliza una combinación de acciones proactivas y receptivas; alienta la doble responsabilidad de la salud entre el empresario y el trabajador y tiene el objetivo de permitir que la gente con una salud menos que perfecta permanezca productiva en el trabajo.

Como tal, proporciona un “recurso integral” que permite a los supervisores abordar los desafíos creados por las enfermedades más frecuentes en el trabajo.

La retroalimentación del experto y del usuario final, aunque de una muestra relativamente pequeña, fue positiva y refrendó la dirección y el enfoque generales. No hubo comentarios negativos significativos, aunque la mayoría de los encuestados expresaron su deseo de mejorar el diseño y la navegabilidad que el futuro desarrollo debe tener en cuenta. Un desarrollo profesional adicional en relación con la presentación quedaba fuera del objetivo, pero los resultados actuales sugieren que los usuarios finales serían receptivo a una caja de herramientas de este tipo.

En principio, la  Health ↔ Work Toolbox tiene un considerable potencial para las estrategias de prevención primaria y la prestación de asistencia sanitaria, permitiendo un abordaje más comprensivo para abordar las bajas por enfermedad. Sin embargo, se necesita más trabajo para determinar su eficacia general durante la aplicación.

 

 

 Referencia:

Developing an intervention toolbox for common health problems in the workplace

 Autores: Nick Kendall, Kim Burton, Jennifer Lunt,  adine Mellor, Kevin Daniela

HSE Books, 2015

Disponible en:

http://www.hse.gov.uk/research/rrpdf/rr1053.pdf

Cibersal
CiberSal quiere ser un proyecto colectivo, con una vocación explícita de funcionamiento basado en la participación activa de los integrantes de la comunidad, por lo que se apoya en un entorno virtual con todas las herramientas necesarias para favorecer la interacción y la cooperación.
Enviar